Blog

Una duda frecuente entre el consumidor al comprar productos ibéricos es cuál es la diferencia entre jamón y paleta. Algunos amantes de estos productos están muy bien informados, pero a nivel general es una duda que se plantea habitualmente. Si tú también te lo estás preguntando, vamos a resolver esas dudas y a ayudarte a decidir cuál es la compra adecuada para ti según tus preferencias, gustos y necesidades.

Diferencia entre jamón y paleta: qué debes saber sobre estos productos ibéricos

Procedencia y tamaño

La diferencia más importante entre el jamón y la paleta es cómo son y de dónde proceden. El jamón se obtiene de la curación de las patas traseras del cerdo. Y la paleta, de las delanteras.

Esto implica que el tamaño y forma del jamón y la paleta sean diferentes. En una imagen se ve muy bien la diferencia entre jamón y paleta. El jamón es más voluminoso, ancho y redondeado. Puede pesar entre 6,5 y 8,5 Kg, generalmente, y su silueta es sobradamente conocida. También es más largo, puede medir entre 70 y 90 centímetros.

La paleta es más pequeña, corta y estilizada. Su peso suele oscilar entre los 4 y los 5,5 Kg. Y su largura, entre los 60 y los 75 centímetros.

Tiempo de curación

Esa diferencia entre jamón y paleta en cuanto al tamaño hace que también el tiempo de curación que precisan sea diferente. Lógicamente en la paleta es menor. La diferencia, según la variedad y tamaño, es de varios meses e incluso puede llegar a superar el año.

Precio y rendimiento

La paleta acostumbra a ser más barata que el jamón. No solo en el precio por pieza, lógico al ser más pequeña y ligera. También en el precio por kilo.

¿Y por qué esa diferencia entre jamón y paleta? En primer lugar porque la paleta tiene menos rendimiento. Esto quiere decir que el porcentaje de grasa y hueso respecto al porcentaje de carne en la paleta es mayor que en el jamón. Y porque la forma del hueso hace que sea más fácil sacar lonchas o tacos del jamón que de la paleta.

Sabor y experiencia gastronómica

Las experiencias de consumo y organoléptica son diferentes en el jamón que en la paleta. Degustar el jamón, al ser más veteado, permite percibir una mayor riqueza de matices de sabor que en la paleta, cuyo sabor es más uniforme e intenso. No hay una opción que sea mejor que la otra, elegir entre jamón y paleta es una cuestión de gustos personales.

El corte es más sencillo en el jamón que en la paleta. Esto en la experiencia en casa si se compra por piezas es distinto, sobre todo si no se sabe cómo proceder al loncheado del jamón ibérico y la paleta. Actualmente puedes comprar una paleta ibérica en eiberico.com y recibirla tanto entera como deshuesada y envasada al vacío.

Teniendo en cuenta la diferencia entre jamón y paleta, ¿cuál elegir?

No se puede decir que la diferencia entre jamón y paleta haga mejor la elección de un producto ibérico u otro. Pero sí que según los gustos, costumbres, usos o estilo de vida de cada persona es más adecuado el jamón o la paleta.

  • ¿Vives solo o vas a hacer un consumo espaciado? En principio te interesa la paleta, ya que al ser más pequeña la acabarás antes. Y decimos en principio porque si te gusta más el jamón tienes la opción de comprar un jamón entero en iBérico directo de nuestra fábrica en Guijuelo para recibirlo y comerlo a tu ritmo.
  • Si el precio es determinante para tu elección, la paleta ibérica es la mejor opción para ti, ya que la diferencia entre jamón y paleta en peso por kilo hace que esta última sea más económica.
  • Si disfrutas los sabores intensos y uniformes, elige paleta. Si prefieres sabores suaves y con más matices, compra jamón.

Valora cada diferencia entre jamón y paleta y elige tu producto ibérico favorito, en nuestra web tienes una gran variedad a buen precio. ¿No eres ni de jamón ni de paleta? ¡Tienes un catálogo de ibéricos que te dejará salivando! ¿Te gustan los dos? ¡Altérnalos y prueba ambos!

Deja tu comentario


Tu dirección de correo no será publicada.

Nombre*

Email*

Website*

× ¡Contáctenos!