Blog

A no ser que lo estés comprando para un evento y sepas para cuántas personas da un jamón lo más común es que la pieza sea para consumo en el hogar. Por lo tanto, una vez que lo empiezas este queda con un trozo de carne al descubierto y aquí es donde surge la duda para mucha gente, ¿con qué tapar un jamón empezado?

Ya te hemos dado las claves de cómo guardar un jamón entero, e incluso al final de esos consejos te empezábamos dar las claves para que supieras qué hacer una vez que lo empezabas. Pues bien, hoy por fin vas a descubrir todos los consejos sobre cómo conservar un jamón una vez empezado.

¿Con qué tapar un jamón empezado?

Como te decíamos en el post mencionado anteriormente, una vez que empiezas a pelar el jamón, las primeras capas de grasa que retiras tienes que conservarlas. De este modo, cuando has cortado la cantidad de carne que quieres comer ese día ya solo te queda poner esas capas de grasa encima del corte realizado.

El motivo por el que usar la propia grasa del jamón es que mantendrá ese corte hidratado. Si no le pones nada corres el riego de que el jamón se empiece a secar y endurecer llegando a estropear la pieza.

Además, al ponerle la propia grasa del jamón no estarás alterando el sabor de esos primeros cortes. Si usaras cualquier otra cosa podría tomar un gusto extraño, así que, ¡siempre mejor el corte de grasa! Aunque parezca que ya sabes con qué tapar un jamón empezado todavía te quedan algunos consejos por descubrir.

1. Revisa de manera periódica

Con el simple hecho de saber con qué tapar un jamón empezado no vale. Si tardas mucho tiempo en volver a cortar y no se está conservando en perfectas condiciones puedes tener problemas a la hora de que mantenga sus condiciones organolépticas.

De este modo, revisa de vez en cuando tanto el corte como la grasa con la que lo has tapado para que no se ponga rancio. Aunque, si el jamón está tan bueno como nuestros jamones directos de fábrica en eiberico.com seguro que no pierdes oportunidad de partir unas lonchas cada poco tiempo, ¡estamos seguros que te encantarán!

2. Malla de algodón

Con qué tapar un jamón empezado no tiene por qué hacer solo referencia al corte. No está de más cubrirlo con una malla de algodón. Recuerda que tiene que ser de este tejido porque nuestra pieza ha de respirar. El algodón es un material transpirable que nos ayudará con esta misión.

De esta forma no estás protegiendo solo el corte, estás cuidando la pieza de agentes externos como el sol o posibles insectos que se cuelen en casa. Ten en cuenta también que el jamón suda, como te hemos comentado en otras ocasiones, así que esto también te ayudará a mantener limpia la zona donde lo tenas. No obstante, no te olvides de revisar.

3. Búscale un lugar adecuado

Es imprescindible, además de saber con qué tapar un jamón empezado, tenerlo en un lugar adecuado para mantenerlo. Algunos consejos serían:

  • Tenerlo colgado de la pezuña o bien en su jamonero, ya que lo has empezado es lo más común.
  • Aléjalo de focos de calefacción.
  • Que no reciba los rayos del sol.
  • No tenerlo en un sitio muy húmedo.

Lo ideal es tenerlo en una bodega, pero somos conscientes de que en los pisos de la mayoría de nosotros esto no es posible. Por lo tanto, tendremos que buscar el lugar que mejor encaje dentro de nuestras posibilidades.

La cocina suele ser la estancia más usada, aunque no es aconsejable por los cambios de temperatura que se dan en esta estancia. Al cocinar aumenta la temperatura, y si queremos ventilar de humo y olores, baja de golpe. No obstante, si no tienes más opción, recuerda tenerlo alejado de los fogones o del radiador. De este modo al menos nos aseguramos que no sufra tanto. ¡Ya sabes con qué tapar un jamón empezado y algún que otro consejo más! Seguramente que incluso te haya dado hambre y no es de extrañar. Recuerda que puedes comprar jamón ibérico entero o, si lo prefieres, comprar jamón loncheado, ¡tenemos opciones para todos!

Deja tu comentario


Tu dirección de correo no será publicada.

Nombre*

Email*

Website*

× ¡Contáctenos!